Olvida las abrazaderas. Puedes hacer esta elegante mesa con pegamento y cinta adhesiva.

Puedes hacer la caja en todo tipo de dimensiones: Cuadrado y escultural, largo y estrecho con patas más altas que lo convierten en una mesa de salón o sofá, o incluso ancho y poco profundo como un escritorio.

Para darle vida a la mesa, puedes usar uno de los trucos más divertidos del juego: envolver una caja a inglete con cinta de embalaje. Si consigue todos los ángulos correctos, obtendrá un magnífico resultado con el envoltorio de grano de madera sin fisuras alrededor de las esquinas. Esto es lo que necesita para empezar:

Herramientas y materiales

  • Losa de madera (las dimensiones dependen de usted, pero usamos una 8″ de 6′ tabla de pino, de 1 pulgada de espesor)
  • Patas de la horquilla (tornillos de montaje incluidos)
  • Cola para madera
  • Cinta de embalaje
  • Finalizar
  • Sierra de inglete
  • Taladradora/impulsora

Magia de inglete

Para captar el genio del truco de la cinta, primero hay que entender que "mitra" es la palabra de un carpintero de antaño para un empalme de 45 grados. Corte un ángulo de 45 grados al final de cada pieza, póngalos juntos, y mágicamente obtendrá un ángulo recto.

A continuación, debe entender lo difícil que puede ser sujetar los ingletes juntos. Las mitras pegajosas son criaturas resbaladizas. Los carpinteros típicamente sólo disparan un clavo en el lado de la moldura a inglete para asegurarse de que permanezca en su lugar, pero las uñas no se ven tan bien en los muebles. Ahí es donde entra en juego este truco de la cinta.

Después de cortar los biseles de 45 grados en el extremo de las partes de la caja, usando una sierra de mesa o una sierra de inglete, usted pone todas las piezas en una fila, con los biseles hacia abajo. Luego, conéctelos con cinta de embalaje, asegurándose de que estén alineados en línea recta, y jalando las puntas afiladas de cada inglete a medida que avanza. La cinta de embalar es perfecta porque es fuerte, te permite mirar a través de ella para ver lo que está pasando, y se despega después sin dejar mugre en la madera. Presione y frote la cinta para obtener una buena adhesión.

A continuación, se voltea toda la fila para que los biseles queden hacia arriba y la cinta esté en la parte inferior. Puede ser difícil voltear todas las piezas sin que la cinta se suelte, pero ayuda mucho sacarlos un poco del borde delantero de una mesa y sostener un palo largo contra la parte superior e inferior para mantener las piezas alineadas mientras las volteas.

Ahora, aplique un poco de pegamento para madera en todas las ingletes. Estos biseles son de grano fino, que tiende a beber mucho pegamento, así que pon un poco más si las juntas parecen secas. Aquí viene la magia.

Con la cinta firmemente en su lugar, puede simplemente doblar las piezas para formar la caja, observando como la cinta tira de todas las esquinas apretadas. Eso sólo deja una última esquina para juntar, lo cual debe hacer con firmeza, estirando más cinta sobre ella para bloquear la última articulación.

Ahora deje la caja unas horas (o preferiblemente un día entero) para que el pegamento se seque. Luego, retire la cinta y realice el lijado y el acabado antes de fijar las patas.

Claves del éxito

Para obtener buenos resultados con el truco de la cinta, usted necesita tener algunas cosas realmente correctas acerca de las partes de su caja. En primer lugar, el tablero debe ser perfectamente recto, con bordes cuadrados y paralelos y un grosor uniforme. En otras palabras, necesita ser fresada y aserrada por alguien que sepa lo que está haciendo. Podría ser usted, pero también podría ser la gente amistosa de su aserradero local. Mejor aún, busque un comerciante de madera dura. Tendrán mejores tablas y estarán más dispuestos a fresar y dimensionarlas según sea necesario.

Segundo, si usted corta las ingletes con una sierra de inglete deslizante como hicimos nosotros, la tabla sólo puede ser tan ancha como su sierra pueda cortar, así que revise eso primero.

Una vez que tienes una tabla hermosa que se fresa recta y verdadera, el siguiente gran paso es hacer los cortes correctos. Para obtener uniones firmes y fuertes, necesitará piezas de trabajo opuestas (superior e inferior, izquierda y derecha) que tengan exactamente la misma longitud, y los ángulos de 45 grados que estén en posición vertical. Si te equivocas en algo de eso, tendrás huecos en tu caja.

Empieza con la sierra ingletadora. Antes de comenzar el proyecto, pruébelo rápidamente volteándolo a la configuración de 45 grados y haciendo un par de cortes en un pedazo plano de tablero de chatarra, o mejor aún, un pedazo de madera contrachapada o MDF. Después de eso, junte los dos bordes a inglete y verifique la esquina resultante con un cuadrado. Si no está bien, tendrá que ajustar su sierra.

Además, necesitará que las piezas se corten a la medida correcta. Para una caja cuadrada, eso significa que los cuatro lados deben ser perfectamente iguales. Para un rectángulo (como el nuestro), todos los lados opuestos deberán coincidir (el nuestro mide un pie de alto en los lados, y 1,5 pies de largo en la parte superior e inferior). Para hacer que eso suceda, necesitará poner un tope en su sierra ingletadora o sierra de mesa.

Comience por ingletear un extremo de cada pieza de trabajo. Para hacer un tope para su sierra ingletadora, atornille un palo largo a la cerca y luego atornille un bloque en algún lugar a lo largo de ella para atrapar el extremo ingleteado que acaba de cortar. Esto asegurará que cada pieza de trabajo que choque contra ese tope tenga la misma longitud.

Para revisar su trabajo, coloque todas las partes en el borde y vea si todas las articulaciones se juntan bien. Si no lo hacen, haga algunos ajustes y vuelva a cortar los bordes. Si lo hacen, ¡disfruta del truco de la cinta!

Si todo sale mal y la cinta no está aplicando suficiente presión para unir las juntas, hay una solución, pero tendrás que rendirte y comprar algunas abrazaderas. Comience separando la caja y recortando las ingletes, luego use abrazaderas de banda como éstas de Rockler. Tres deben hacer el truco, poniendo una tremenda presión en el centro y cerca de los bordes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!